DEMOCRACIA


Hubo un tiempo, allá por la transición, cuando aún este país no formaba parte del Imperio en que lo rebelde era escribir por las paredes "Yanki go home" y "Bases fuera". A los que por entonces éramos jóvenes, este imperialismo americano que trataba de imponer su cultura y sus valores en todo el mundo nos parecía una forma intolerable de colonialismo.

Hoy, ya plenamente integrados en ese Imperio, no solo no se ven ya esas pintadas en las paredes sino que algunos de aquellos jóvenes consideran perfectamente legítimo invadir países para implantar la democracia y consideran, además, que con ello se les libera de la esclavitud y se les proporciona libertad, que palabra tan hermosa. Hoy se ven pancartas con ese lema en los países donde tienen lugar esas injerencias; pero ya no les dicen nada. Que frágil es la memoria.

De aquel tiempo he recordado este poema de Mario Benedetti:



SER Y ESTAR


Oh marine

oh boy

una de tus dificultades consiste en que no sabes

distinguir el ser del estar
para ti todo es to be
así que probemos a aclarar las cosas

por ejemplo
una mujer es buena
cuando entona desafinadamente los salmos
y cada dos años cambia el refrigerador
y envía mensualmente su perro al analista
y sólo enfrenta el sexo los sábados de noche

en cambio una mujer está buena
cuando la miras y pones los perplejos ojos en blanco
y la imaginas y la imaginas y la imaginas
y hasta crees que tomando un martini te vendrá el coraje
pero ni así

por ejemplo
un hombre es listo
cuando obtiene millones por teléfono
y evade la conciencia y los impuestos
y abre una buena póliza de seguros
a cobrar cuando llegue a sus setenta
y sea el momento de viajar en excursión a capri y a parís
y consiga violar a la gioconda en pleno louvre
con la vertiginosa polaroid

en cambio
un hombre está listo
cuando ustedes
oh marine
oh boy
aparecen en el horizonte
para inyectarle democracia.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PERELMAN, HÉROE O ENFERMO

Bocados de realidad XXIV