Entradas

Bocados de realidad XXII

Imagen
Recientemente he pasado unos días en Oporto que aproveché para visitar un par de obras de Álvaro Siza, el arquitecto portugués: las piscinas naturales en Matosinhos y la Fundación Serralves, así como la Casa de la Música del holandés Rem Koolhaas.
Ciertamente las piscinas de Matosinhos son un espacio mágico. Adosadas al paseo marítimo, las cubiertas apenas sobresalen un metro por encima del pretil, por lo que no impiden la visión del mar. Se accede, mediante rampas flanqueadas por muros de hormigón visto a unos espacios que resultan sorprendentemente íntimos, que transmiten la sensación de aislamiento del exterior y de estar sólo abiertos al mar. Hice algunas fotografías, pero o no estuve muy inspirado o me cortó violentar esa intimidad de la gente que pasaba allí relajadamente la tarde o no encontré suficientes motivos ya que sólo era visitable la cafetería, lo cierto es que ninguna de ellas tiene suficiente interés como fotografía para ponerla aquí.
Bien distinta fue la experiencia…

Bocados de realidad XXI

Imagen
En mi modo de entender la fotografía, esa teoría o criterio que suelo defender y según la cual la realidad debe ser la materia prima con la que trabaje el fotógrafo se prolonga en el planteamiento de que su objetivo es extraer de esa realidad una fracción significativa que estéticamente resulte completa en sí misma, es decir, hacer que los elementos que constituyen la imagen encajen en una composición equilibrada a la vez que expresiva y conseguir, claro, que lo que exprese la imagen se ajuste a sus intenciones. A diferencia de la pintura, donde el pintor, al partir de un lienzo en blanco en el que va creando la imagen añadiendo pinceladas de color, puede acomodar los elementos a sus intereses y eliminar, atenuar o modificar la presencia de aquellos que actúan en contra de sus intenciones, la fotografía parte de una realidad material y se ve obligada a luchar o a dialogar con ella para acomodarla a lo que pretende. Esa realidad a veces se muestra esquiva y terca, se empeña, por ejemp…

Bocados de realidad XX

Imagen
He afirmado, en repetidas ocasiones, que la fotografía para ser considerada como tal debe utilizar la realidad como material de trabajo. Esto no es un dogma es, simplemente, la forma que tengo de explicar (de explicarme) lo que me gusta hacer y, sobre todo, lo que me gusta ver, porque me gusta casi tanto hacer fotografías como ver las de otros.
Los gustos pertenecen al terreno se los sentimiento: los sentidos, las percepciones y buscamos argumentos para incorporarlos al de lo racional, para justificarlos, para tenerlos bajo control y poder definir lo que nos gusta, o nos interesa y lo que no. A veces ese ajuste no es demasiado fino y entramos en contradicciones.
Estas fotografías que traigo aquí hoy son el resultado de experimentar con los filtros y efectos que incluyen los programas de edición y que algunas veces me lleva a resultados que me gustan y que guardo en el apartado de creativas. Yo creo que en ellas sí se cumple que, aunque la realidad ha sido alterada, manipulada, inclus…

Bocados de realidad XIX

Imagen
A veces lo interesante de una foto no está en la foto. El toldo desplegado y esa sombra tan dura de la primera fotografía, dice que es un caluroso día de verano, las sombras que arrojan unos árboles cercanos sobre la parte inferior de la pared azul(*) producen un curioso efecto que hace que ésta parezca un cielo con nubes; más allá de todo eso la ventana y  la presencia  en ella de las plantas hablan de la persona que vive ahí. La he titulado una ventana el cielo.

(*)Poco tiempo después de hacer esta foto pintaron el edificio de un color granate brillante.
En las ventanas de la segunda fotografía también hay toldos, son estos ahora los que hablan de quien vive allí, alguien singular, rebelde, inconformista, alguien que piensa que puede cambiar el mundo. No hay plantas, no hay color, sólo el que ponen los toldos que, además, rompen la rígida composición geométrica de la fachada.


Bocados de realidad XVIII

Imagen
Desde luego que la fotografía artística es sólo una de las posibles facetas hacia las que puede orientarse ésta, aunque como a mí es la que me interesa suelo referirme a ella simplemente como fotografía, sabrán disculparme.
Digo esto porque hace unos días en uno de esos foros sobre fotografía en los que ya he referido aquí que suelo participar, hice un comentario a una foto, que por cierto era espectacular en cuanto a técnica, tanto de la cámara como del fotógrafo, en el sentido de que, aparte de ese alarde de técnica, la foto no me decía nada. Otro compañero del foro me hizo ver, no sin razón, que no toda la fotografía debía ser fotografía artística; sin embargo el autor de la foto no abundó en esa cuestión, admitió su intención de hacer fotografía artística, pero afirmó que ésta no siempre tiene porqué pretender expresar nada.
Creo recordar que a esto respondí con una cita de Duane Michals, uno de los fotógrafos más influyentes de la segunda mitad del siglo XX, al menos así es com…

Bocados de realidad XVII

Imagen
Las imágenes de esta semana pertenecen a la categoría que yo denomino pictóricas. No es un término demasiado preciso pues remite a la pintura y ésta abarca muchísimos estilos y motivos, se refiere en todo caso a la forma que tengo yo de aproximarme a la pintura mediante la fotografía.

En todos los textos que he leído sobre historia de la fotografía se dice que, en un principio, la fotografía pretendió ser pintura hasta que encontró su propia esencia; puede que en todo fotógrafo (o en algunos, tampoco hay que llevar las cosas al extremo) permanezcan aún restos de esa voluntad primigenia, es decir que albergue un pintor frustrado y que en algunas de sus fotografías dé salida a esta frustración, cada uno de manera distinta, en mi opinión, unas más  correctas que otras. Una que me parece especialmente deplorable es utilizar la aplicación de Apple (Procreate) que sirve para dibujar, pero que también permite transformar una fotografía en algo parecido a una pintura:

En algún foro de fotogr…

Bocados de realidad XVI

Imagen
Alguna que otra vez me he preguntado si los textos de estos Bocados sobran; en la mayoría de los blogs de fotografía que visito el autor se limita a poner sus fotografías sin acompañarlas de texto alguno; sinceramente, en esos casos suelo echar de menos alguna explicación sobre las intenciones del fotógrafo o alguna historia asociada a las fotografías como complemento a la imagen. Tal vez esa actitud se deba a la extendida convicción de que una fotografía, al igual que las obras de otras disciplinas artísticas como la pintura o la escultura, deben explicarse por sí mismas. Con carácter general yo cuestionaría esta afirmación. Es frecuente en los foros de Internet que los interlocutores manifiesten no ser debidamente entendidos y achaquen dicha circunstancia a las deficiencias del lenguaje escrito para comunicarse, señalando que en una conversación presencial, en la que intervinieran además de las palabras los gestos, la entonación, la mirada, resultaría mucho más fácil entenderse con…