Las gafas de Carrillo




A primera vista, la imagen de Santiago Carrillo en el féretro con las gafas puestas resulta cómica.

Una observación más ámplia de la escenografía muestra que lo que allí se expone no es el hombre sino el personaje: Ese poster con una frase que, supuestamente, pretende ser un resumen de su ideología "El capitalismo puede llegar a destruir a la especie humana" y que uno no acaba de entender cómo puede resultar tan inócua para los que por allí pululan o que, al menos aparentemente, no les incomode. La bandera republicana a los pies, los gestos de los que desfilan....

Todo es un montaje en el que el personaje tiene que aprecer reconocible, es decir, con las gafas puestas: muerto el hombre, el personaje sigue vivo.

Finalmente uno llega a la conclusión de que ya ni siquiera la muerte nos reviste de dignidad. Todo es tan superfluo como las gafas que Carrillo lleva puestas. Es triste.







Comentarios

Entradas populares de este blog

PERELMAN, HÉROE O ENFERMO

Bocados de realidad III