GARZÓN


A mi todo esto de Garzón (a día de hoy, cuando se han celebrado 2 de los 3 juicios que tiene pendientes y se ha conocido la sentencia condenatoria por el primero de ellos) me da para dos refelexiones diferentes. La gente las mezcla y de ahí viene gran parte del follón.

Para mi hay que distinguir entre el concepto moral de justicia, que todos poseemos y que procede de nuestra concepción del bien y del mal y el concepto administrativo, que es el que está regulado en la Ley. El primero es abstracto, el segundo trata de ser concreto. Y digo que trata porque el texto legal mediante el que se persigue dicha concreción está subordinado al lenguaje y éste es limitado. Prueba de ello es la disquisición a la que asisitimos sobre si la "y" del artículo51.2 de la LOGP en el que se señala que las escuchas de las comunicaciones no podrán ser intervenidas salvo por orden de la autoridad judicial "y" en los supuestos de terrorismo, es disyuntiva o cumulativa, vamos, que si han de darse las dos circunstancias o basta con que se dé una de ellas.

Esta distición se solicitó, creo que con éxito, en el debate que surgió a raiz de la Reforma de la Ley del Aborto. Se dijo entonces que los criterios morales no debían mezclarse con los legales y muchos lo entendimos. Hoy, otra vez, vuelven a mezclarse.

Para la reflexión sobre la legalidad del procedimiento contra Garzón y de la propia sentencia hay que atender únicamente a argumentos jurídicos que, por su naturaleza, sólo nos lo pueden proporcionar los expertos en Derecho. (Aquí hay una valoración, aparentemente, bastante objetiva).Todas las argumentaciones basadas en persecuciones políticas, luchas gremiales, méritos del sr. Juez en el pasado... etc pertenecen al ámbito de lo moral y, por lo tanto, no sólo no aportan nada al esclarecimiento de la cuestión sino que contribuyen a oscurecerla. Sin embargo los medios de comunicación y, lo que es peor, reputados juristas, recurren con frecuencia a estos argumentos, generando un justificado desconcierto general.

Estos criterios morales, no es que sean desechables sino que han de ser situados en otro ámbito, en otra reflexión, paralela a la anterior pero distinta.

A mi modo de ver, la Ley no es más que un instrumento al servicio de la sociedad, una herramienta de la que la propia sociedad se dota para organizarse. El distanciamiento entre los criterios morales de dicha sociedad y los criterios legales de su Administración de Justicia es síntoma de la existencia de un problema. Cabría reflexionar, en este sentido, sobre quién de los dos, la sociedad o su Administración de Justicia, sigue el camino supuestamente recto y quién lo ha abandonado, en otras palabras, quién se ha alejado de quién.

Aparte de ello, lo cierto es que se están sucediendo sentencias (Marta del Castillo, Camps y, ahora, Garzón) que puede que sean ajustadas a Derecho, pero que la sociedad no ha aceptado como moralmente justas, lo que viene a ampliar una distancia entre la sociedad y la Ley que la administra que ya era significativa. Y lo que es aún peor, llueve sobre mojado, porque esa misma sociedad, está ya indignada con la ingeniería financiera se sus poderes económicos, con la corrupción de unos políticos por los que no se siente representada y, ahora también, por una Justicia que no responde a sus criterios morales.

Comentarios

  1. Un análisis certero y creativo de este hecho tan complejo. Sería interesante hacer llegar a los medios una luz en el túnel de lo visceral y "partidismo " patriotero ", donde se pierde la objetividad .

    ResponderEliminar
  2. ¿Dices que la moral y la ley deberían separarse? Lo veo perfecto. Pero...¿Y la ley y la ética? ¿En que se diferencia la moral de la ética? ¿Es la ética el estudio de la moral? Joer. Me voy a la RAE. Vale, ya he vuelto. Siempre he creído que lo moral tendía más a lo religioso y la ética a lo que está bien por si mismo. En fin, en menudo jardín me he metido. A lo que iba, está bien que los juicios se celebren conforme a criterios jurídicos y no morales. Pero, ¿No están hechas las leyes de acuerdo a estos criterios? Quiero decir, alguien tuvo que inventarse las primeras leyes( perdona mi ignorancia supina en este tema) pero las haría según las convenciones morales de la época, ¿no? No creo que en la Grecia clásica fuera delito la sodomía y lo es en muchos estados americanos. Me convenzo más, conforme escribo y ordeno pensamientos, que las leyes se aplican con criterios jurídicos...sacados de la moral del tiempo en que se crean. Me encantaría que me sacaras de mi error, si la he cagado. :) Un abrazo y gracias por pasarte por mi blog! Te he contestado, por cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente eso el lo que trato de exponer, que la Ley se ajusta a unos principios morales. Trata de ajustarse, en realidad, porque esos principios morales son abstractos y la Ley intenta convertirlos en concretos poniendolos por escrito. El problema es que el lenguaje es limitado y no abarca la infinidad de matices de lo abstracto. Ahora bien, no se puede juzgar (aplicar la justicia) con criterios abstractos sino con criterios concretos, con la Ley. Puede ser que al final de un partido de futbol tengas la sensación de que el resultado no es justo porque no ha ganado quien lo ha merecido; pero si se ha cumplido el reglamento, no se puede objetar nada.
      No obstante, cuando se dtecta que los resultados de los procesos judiciales se alejan de los criterios morales, es síntoma de que hay un problema. Eso es lo que trato de decir.
      Otra cosa más, eso que dices de que algo esté bien por sí mismo no es defendible. Nada es bueno o malo por sí mismo, sino en base a unos criterios morales que tenemos implantados. ¿De donde provienen esos criterios? ¿de la religión? Probablemente. Pero este ya es otro tema.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PERELMAN, HÉROE O ENFERMO

Bocados de realidad III