Bocados de realidad XII

Quería poner estas dos fotografías porque me gustan y creo que merecen entrar en esta selección, pero a la hora de hablar de ellas no se me ocurre nada que decir que no resulte evidente. Por otro lado, tengo varias fotos de sombras, pero por alguna razón me parece que estas dos van bien juntas aunque lo único que aparentemente tienen en común es que se trata de composiciones con detalles de sombras sobre fachadas, la primera son sombras matinales, la segunda sombras vespertinas, a la caída de la tarde.


Quizás es que no haya que decir nada y dejarlas que se expresen por sí mismas.




En todo caso llamar la atención, en la primera de ellas, sobre la técnica del esgrafiado como revestimiento decorativo de fachadas, una técnica artesanal que se está perdiendo, aunque recientemente he visto algunos casos, como este de la fotografía, en los que se recupera. Consiste en extender sobre el paramento varias capas de mortero de cal de distinto color, generalmente dos, para luego, sirviéndose de una plantilla con un motivo geométrico, eliminar la primera capa, salvo el motivo, para que aparezca como fondo la siguiente capa; y en el caso de la segunda fotografía, la textura y ese tono dorado que adquiere al atardecer la piedra de Villamayor a la que tanto debe Salamanca y que se aprecia bien en esta foto.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PERELMAN, HÉROE O ENFERMO

Bocados de realidad III